Acceso Área Privada    


  07.02.2016

Los cineastas andaluces consiguen cinco premios en la 30 Edición de los Goya

Cinco Goyas como cinco soles consiguieron los cineastas andaluces, en un año en el que la película “Truman” se erigía como triunfadora al conseguir otros cinco premios. La jiennense Natalia de Molina, Mejor Actriz Protagonista por su papel en “Techo y Comida”, del jerezano Juan Miguel Castillo; el malagueño Miguel Herrán, Mejor Actor Revelación, por su interpretación en “A cambio de nada”, coproducida por el sevillano de Los Palacios Álvaro Begines (La Mirada Oblicua); el sevillano Nacho Arena, Mejor Sonido por su trabajo en “El Desconocido”; el malagueño Pablo Alborán, Mejor Canción Original, por la película “Palmeras en la nieve”; y el sevillano Miguel Angel Amoedo, Mejor Dirección de Fotografía, por “La Novia”.

La trigésima edición de los Premios Goya deparó un palmarés muy repartido: “Truman” se hizo con los reconocimientos a la Mejor Dirección, para Cesc Gay; al Actor Protagonista, que en uno de los premios más cantados de la velada fue a parar a manos de Ricardo Darín, por fin dueño del cabezón tras cuatro nominaciones en ediciones anteriores; al Mejor Actor de Reparto, para Javier Cámara; al Mejor Guión Original, firmado por el propio Gay en colaboración con Tomás Aragay; y, como guinda a una noche llena de alegrías para el equipo de esta producción, con el Goya a la Mejor Película, categoría en la que se impuso a “Un día perfecto” de Fernando León, “Nadie quiere la noche” de Isabel Coixet, “A cambio de nada” de Daniel Guzmán y “La Novia” de Paula Ortiz.

La ceremonia, presentada por el actor malagueño Dani Rovira, transcurrió entre números musicales con desigual fortuna, trucos de magia, un inopinado homenaje a Luis Buñuel (tamborrada de Calanda incluida) y varias celebridades siguiendo el evento en el patio de butacas: Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa, que apareció más tarde en el escenario para entregar dos premios junto a Elvira Lindo, los ya clásicos Penélope Cruz y Javier Bardem, y algunos políticos (Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera, la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y el ministro de Cultura en funciones, Íñigo Méndez de Vigo).

Entre los andaluces afortunados, el sevillano Migue Angel Amoedo se hizo con uno de los dos goyas que recibió “La Novia”, el de Mejor Dirección de Fotografía; el otro fue para la veterana actriz Luisa Gavasa, Mejor Actriz de Reparto. La gala sirvió además para confirmar la meteórica carrera de la joven Natalia de Molina, que obtuvo el premio a la mejor actriz protagonista por su papel en “Techo y comida”, dirigida por Juan Miguel del Castillo, de Jerez, donde está ambientada esta dura historia sobre los estragos de la crisis. Con este nuevo reconocimiento, la actriz nacida en Linares y más tarde formada en Granada suma ya dos goyas, tras el que la señaló hace un par de años como Mejor Actriz Revelación por su trabajo en “Vivir es fácil con los ojos cerrados” de David Trueba.

También los premios que recibió “A cambio de nada” tienen en parte, vía coproducción, sabor andaluz, con la participación de la productora “La Mirada Oblicua” que dirige el sevillano Álvaro Begines. El actor Daniel Guzmán se hizo con el premio al Director Revelación, y también en el apartado de las promesas, en este caso de la interpretación masculina, hizo lo propio el malagueño Miguel Herrán. Por su parte, Irene Escolar cumplió los pronósticos al conquistar el Goya a la Mejor Actriz Revelación por “Un otoño sin Berlín”.

“Nadie quiere la noche”, de Isabel Coixet, que contaba con nueve candidaturas, logró hacerse un hueco en el palmarés en las llamadas categorías técnicas: Mejor Dirección de Producción (Andrés Santana y Marta Miró), Mejor Maquillaje y Peluquería (Sylvie Imbert, Pablo Perona y Paco Rodríguez H.), Mejor Vestuario (Clara Bilbao) y Mejor Música Original, trabajo este último a cargo de Lucas Vidal, que hizo doblete al ganar también en el apartado de Mejor Canción Original, que compartió con Pablo Alborán con su composición para “Palmeras en la nieve”. “El Desconocido”, de Dani de la Torre, uno de los éxitos del año, tampoco se fue de vacío y materializó sus aspiraciones en el Mejor Montaje (Jorge Coira) y el Mejor Sonido (David Machado, Jaime Fernández y el sevillano Nacho Arena).

En su discurso como presidente de la Academia Española de Cine, el actor Antonio Resines insistió en una de las reivindicaciones habituales de los últimos años, la retirada del IVA cultural al 21% para que el cine español, dijo, "esté en su sitio". "El cine sí es cultura, y como tal -añadió- debería ser una cuestión de Estado, al margen de partidos e ideologías". Tampoco podía faltar la piratería. "Hay que hacer más" y "en firme", proclamó Resines, que sostuvo que, pese a que creativamente el sector vive "un buen momento", no se puede obviar que "cada minuto que pasa", indicó sin especificar en qué estudio se basaba, se bajan de internet "1.900 películas".

Uno de los momentos más emocionantes fue el protagonizado por Mariano Ozores, que a sus 89 años recogió el Goya de Honor de manos de sus sobrinas Emma y Adriana. El cineasta recordó a los intérpretes con los que había colaborado, una abrumadora nómina que incluye a grandes como José Luis López Vázquez, Florinda Chico, Rafaela Aparicio, José Sacristán o Concha Velasco y a sus hermanos José Luis y Antonio, y dedicó su cabezón al público, al que, dijo, "debo todo lo que soy y todo lo que he conseguido".

No hubo muchas sorpresas en los premios a las películas extranjeras: el galardón a la mejor cinta europea fue para la francesa Mustang de Deniz Gamze Ergüven y el de mejor película iberoamericana recayó en la argentina El Clan, de Pablo Trapero.

     




        
Inicio |  Mapa web |  Canal RSS |  Accesibilidad |  Contacta
© Copyright 2008 Asociación de Empresas de Producción Audiovisual y Productores Independientes de Andalucía.
Avda. Felipe II, 10 local D - 41013 Sevilla Telf.: (+34) 954 419 355 Fax: (+34) 954 418 402  E-mail: asociacion@aepaa-apria.es